Por qué es recomendable dejar de fumar | Farmacia Los Soportales

El tabaquismo mata cada año a casi 6 millones de personas y reduce una media de 22 años nuestra esperanza de vida.

El humo del tabaco contiene muchísimas sustancias que son nocivas para nuestro organismo, tanto para los fumadores como para quienes no fuman.

Hay más de 7000 sustancias químicas que están presentes en el tabaco y se sabe que aproximadamente 250 de ellas son peligrosas, como el monóxido de carbono, el amoníaco y el cianuro de hidrógeno.

Sustancias cancerígenas del tabaco

 

Sustancias cancerígenas del tabaco

El humo del tabaco contiene más de 4.000 sustancias químicas, al menos 250 de ellas son dañinas para nuestro organismo y más de 50 causan cáncer.

La mayoría de estas sustancias se producen en la combustión, por lo que especialistas en neumología nos alertan sobre los efectos nocivos de todos los tipos de tabaco (cigarrillos, puros, tabaco de liar, pipas de agua…).

Por orden alfabético te enumeramos algunas de estas sustancias:

Acetaldehído
Aminas aromáticas
Arsénico
Benceno
Berilio (es un metal tóxico)
1,3-butadieno (un gas muy peligroso)
Cadmio ( metal tóxico)
Cloruro vinílico
Cromo (un elemento metálico)
Cumeno
Formaldehído
Hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP)
Níquel (un elemento metálico)
Nitrosamina específica del tabaco
Óxido de etileno
Polonio-210 (un elemento químico radiactivo)

Riesgos del tabaco para la salud

 

Riesgos del tabaco para la salud

Existen muchos riesgos para la salud a causa del tabaco.

 Problemas cardiovasculares

Más probabilidades de que se produzcan:

 Coágulos en la sangre y que aumente la fragilidad de las paredes de los vasos sanguíneos en el cerebro, lo que nos hace más propensos a tener un accidente cerebrovascular.

 Empeora la circulación periférica, aumentando los coágulos sanguíneos en las piernas.

 Aumenta la posibilidad de padecer una angina de pecho e infarto de miocardio.

 Aumenta la tensión arterial.

 Problemas en el hombre relacionados con las erecciones, debido a la disminución del flujo sanguíneo en el pene.

Otros problemas para la salud

 Más probabilidad de padecer cáncer, sobre todo (en el pulmón, la laringe, la boca, la nariz y los senos paranasales, la garganta, el estómago, el esófago, la vejiga, el riñón, el páncreas, en el cuello del útero, el colon y el recto).

 Empeora la cicatrización de las heridas después de una cirugía.

 Problemas pulmonares como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) o asma.

Complicaciones durante el embarazo, bajo paso en el bebé, parto prematuro, abortos espontáneos y labio leporino.

 Disminuye nuestra capacidad olfativa y gustativa.

 Causa esterilidad por dañar los espermatozoides.

 Pérdida de la vista debido a un aumento del riesgo de degeneración macular.

 Enfermedades periodontales.

Estropea la piel creando más arrugas.
Como ves, éstas son unas cuantas razones de mucho peso, para que te plantees dejar de fumar y optar por una vida sana y fuera de humos.

Beneficios al dejar de fumar

 

Beneficios inmediatos

El ritmo cardíaco y la presión arterial, empiezan a normalizarse.

Cuando pasan apenas unas horas sin fumar los niveles de monóxido de carbono en la sangre empieza a disminuir. (El monóxido de carbono reduce la capacidad de la sangre para transportar oxígeno).

Después de pasar algunas semanas, se va notando una mejora en la circulación, producimos menos flema y la tos empieza a disminuir.

Después de varios meses de dejar de fumar, se empieza a notar una mejoría considerable en la función pulmonar.

Beneficios a largo plazo

A los pocos años de haber dejado el hábito, se tendrán menos riesgos de padecer cáncer, de enfermedades cardíacas y de otras patologías crónicas.

Entre ellas, angina de pecho, infarto de miocardio y de la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), las cuales son causadas por fumar.

Desde la farmacia podemos ofrecerte consejos para superar los síntomas del síndrome de abstinencia.

Te podemos orientar sobre los tratamientos que puedes tomar.

 Sin prescripción médica: existen chicles, comprimidos y parches de nicotina.
 Con prescripción médica: Vareniclina y bupropión en comprimidos orales.

Requisitos en la financiación de fármacos para dejar de fumar

 

Financiación de fármacos al dejar de fumar

El Sistema Nacional de Salud desde el 1 de enero financiará dos fármacos: la vareniclina y el bupropion, dos tratamientos farmacológicos para dejar de fumar.

En cualquier caso, la prescripción de estos tratamientos se producirá a través de la receta electrónica para pacientes que cumplan con estos requisitos:

 El paciente debe de estar incluido en un programa de apoyo (tanto individual como grupal) de deshabituación tabáquica.

 Tener la motivación de dejar de fumar y haberlo intentando al menos una vez en el último año.

 Va dirigido a personas que fumen/vapeen entre 10 o más cigarrilos al día y que tengan un nivel alto de dependencia que anteriormente se habrá calificado por el Test de Fagerström ≥7.

 Pacientes derivados desde una farmacia en la que han solicitado ayuda para dejar de fumar y los tratamiento que no estén sujetos a prescripción médica no hayan sido eficaces.

Cada prescripción se realizará por un envase, lo que equivale a un mes de tratamiento.

Después de pasar el primer mes, el médico siguiendo el programa de deshabituación tabáquica, valorará la evolución de la efectividad del tratamiento en el paciente y la prescripción de la siguiente receta.

El tratamiento completo tendrá una duración de entre nueve y doce semanas y el Sistema Nacional financiará un intento anual por paciente para dejar de fumar.

Reserva tu sesión gratuita en la farmacia para dejar de fumar en este enlace:

<< Quiero reservar mi sesión gratuíta >>